6 jun. 2015

Un tesoro en vasija de barro - 02


UN TESORO EN VASIJA DE BARRO

CORAZON DE JESUS

"Fuente de vida y de santidad" (Letanías).

Estos pensamientos de Sor Ángela han nacido de su identificación con Cristo crucificado, y que por tanto, lo podemos ver como brotado del Corazón mismo de Cristo abierto por la lanza del soldado.

  • 205 El Corazón de Jesús es nuestra fortaleza y en él encontramos la ayuda para perseverar en buen espíritu. Es tan misericordioso que está deseando que le busquemos para colmarnos de todos sus bienes espirituales, y es una lástima que por tener alguna pereza, no nos echemos en sus brazos para participar de su amor.
  • 206 Aprovechad este santo tiempo en que la Iglesia celebra la fiesta del adorable Corazón de Jesús, y acudid a él por el remedio de vuestras necesidades, la medicina de vuestros males y por todo lo que os haga falta; que, como es infinito en toda clase de bienes, os concederá cuanto le pidáis con humildad y confianza.
  • 207 Vamos a escondernos en su Sagrado Corazón y a olvidarnos de todo cuanto existe, y hasta de nosotras mismas para consolarle.
  • 208 Debemos hacer cuanto podamos por imitar al Corazón de Jesús en las virtudes que nos enseña, muy principalmente en la mansedumbre tan propia y necesaria para la vida religiosa. Con ella se está en paz con todos y se edifica también a los seglares, que cuando ven a una religiosa con mal genio reciben muy mala impresión.
  • 209 En el Corazón de Jesús encuentro mi paz, mi tranquilidad, mi consuelo y mi alegría.
  • 210 El mes del Corazón de Jesús no es otra cosa que el mes del amor. Amor a nuestro Dios con todas las veras de nuestra alma; siempre, en toda hora y momento e incondicionalmente, para que haga de nosotros lo que sea su santa voluntad. Y ¿cómo probaremos que amamos a Dios? Haciéndolo práctico con el amor fraterno.
  • 211 El bajar en lo terreno, es subir con facilidad al Corazón de Jesús.
  • 212 Qué bueno es seguir paso a paso hasta el Calvario, acompañando al Corazón de nuestro divino Maestro, poniendo nuestros pies en sus santas pisadas para no sentir las amarguras de la vida.
  • 213 ¿Qué es el Corazón de Jesús más que amor? Y eso quiere de sus almas  escogidas, mucho amor; que aprendamos a amar y a sacrificarnos como El amó y se sacrificó por el hombre. Así quiere que nos amemos los unos a los otros.
  • 214 Consolemos al divino Corazón de Jesús siendo lo más fieles que podamos, e in indemnizarle de tantas almas como le ofenden. Y para esto tened mucho cuidado de estudiar vuestro interior, para que en seguida que asomen los defectos arrancarlos, y no dejar crecer los que tiendan a dividir nuestro corazón entre Dios y las criaturas.
  • 215 Llama el Señor a la santidad y nos pone a nuestra vista su amor. Y amor es su divino Corazón, latiendo sin descanso por el hombre justo para que persevere y por el pecador para que se convierta.
  • 216 Todo está en orar, en llamar a las puertas del Corazón de Dios hasta que nos oiga. Pedid remedie las necesidades de su alma, que les conceda la gracia de saber amarle y servirle no a vuestro gusto, sino al suyo.
  • 217 Maestro de divinas enseñanzas, hazme verdadera discípula de tu divino Corazón.
  • 218 La Iglesia nos lleva de la mano a los pastos saludables de los ejemplos de nuestro Señor. Principalmente en este mes debemos estudiar en la escuela de su divino Corazón para aprender las virtudes que nos enseña: una muy necesaria es el ser mansas y humildes de corazón. Para vivir en comunidad ya saben cuánta falta hace, para estar en paz con todas y no darles mal ejemplo.
  • 219 El espíritu de contrición nos debe mover para tributar culto al Corazón adorable de nuestro Dios y hombre verdadero; para que admita la reparación que, según nuestras pocas fuerzas le ofrecemos, no sólo por nuestras culpas sino por todas las que se han cometido.
  • 220 No clavar más espinas en el Corazón de Jesús con vuestras dudas. Empezad con fortaleza, que El os ayudará a manteneros firmes al pie de la cruz como soldados verdaderos de Cristo, que no quieren más que la gloria de su divino Capitán, olvidándose de sí mismas.
  • 221 En el Corazón de Jesús encontramos el maestro que nos enseña todas las virtudes; el médico que sana nuestras enfermedades espirituales; la fortaleza para vencer todas las dificultades que se presentan en la vida, ya sean en el orden espiritual o corporal. Por eso nos dice en varias ocasiones: "Venid a mí todos los que estáis cargados, que Yo os aliviaré".
  • 222 Eres, Sagrado Corazón, vida de mi vida, alegría de mi alma, delicia de mi ser y regocijo continuado de mi existencia.
  • 223 Entrando en la llaga del divino Costado, el alma aprende toda clase de virtudes, muy particularmente a llorar sus pecados.
  • 224 En la escuela del divino Corazón, se aprende toda la perfección de la vida religiosa; siendo la primera lección la humildad. Aprovechémonos y empecemos a desmenuzar estas verdades enseñadas con el ejemplo de tan sabio Maestro; y sacudiendo las exigencias de nuestra naturaleza, llegaremos pronto a ser verdaderas discípulas del que derramó hasta la última gota de su sangre por nosotras.
  • 225 Los días que vivamos procurad que sean llenos de Dios y vacíos de amor propio. Pidamos que si éste es nuestro último año, nos coja en un momento en que le  agrademos, muriendo en su amor y descansando en su Sagrado Corazón.
  • 226 ¡Oh Corazón Sagrado!, como nada encontramos en nosotras digno de reparación y desagravio por todas las ofensas, te ofrecemos todas las Misas que se han celebrado y han de ofrecerse hasta el fin del mundo. Te ofrecemos también el Corazón Inmaculado de nuestra Santísima Madre María, para que con su pureza celestial repare nuestros fraudes.


No hay comentarios :

Publicar un comentario